martes, 6 de marzo de 2018

ARTILLERÍA

LAMPARA DE ARTILLERÍA DE COSTA


Este tipo de lámparas es relativamente frecuente a finales del siglo XIX y principios del XX:


Fabricada en latón y con los cristales biselados, pudiera parecer más un reloj que una lámpara. Sin embargo, los materiales no tienen nada que ver con la estética. El latón no produce chispas al ser golpeado y el cristal biselado da resistencia al conjunto y distribuye mejor la luz.


La fuente es un quemador de mecha plana (de una pulgada de ancho), que quemaba un combustible a base de 2 partes de aceite de colza y una de parafina:


Se supone que este tipo de lámparas se usaron para iluminar las piezas de artillería bajo las cubiertas de los barcos de guerra y en las casamatas de las fortalezas de costa. Así, que ellas mismas son una fortaleza en la que el único acceso es la puerta trasera:


Una compuerta, donde se aloja el reflector, que deja la lámpara herméticamente cerrada. El aire nuevo entra por la parte inferior y por la superior salen los gases de la combustión. Tanto las entradas como las salidas de aire, están protegidas por rejillas. Algo muy útil en una atmósfera donde solía haber pólvora en suspensión.


Quitando las tapas, tanto de arriba, como de abajo, se encuentra una chapa montada sobre flejes. Se trata de una válvula que se cierra cuando el estampido del cañón aumenta la presión tanto que pudiera apagar la llama. También para evitar el apagado de la luz y la pérdida de combustible, el quemador se monta sobre muelles que amortiguan el golpe del cañonazo.


La lámpara de seguridad no se puede abrir encendida, así que, para poder retirar la mecha carbonizada, un sistema manual acciona una palanca para espabilar la llama. Pero este no será el único mecanismo que permite controlar el quemador sin abrir la lámpara. Así, en 1893, George Polkey patenta un sistema que acciona la mecha desde fuera.


Sencillo pero práctico:


Este tipo de lámparas suelen presentar placas de latón que las fechan en los últimos años del siglo XIX y principios del XX y donde figura la marca. En muchas ocasiones se trata de importantes distribuidores, en otras, es posible que sean fabricantes.


En el caso de George Polkeiy, además de haber registrado diversas patentes sobre lámparas (una de aplicación en este modelo), es posible que fuese distribuidor y además fabricante. En cualquier caso, una referencia en el mundo de la fabricación de lámparas de ferrocarril, bicicleta o automóvil.

LAMP FIGHTING MARK I

Según un artículo escrito por David Moore para la PALMERSTON FORTS SOCIETY: el 13 de enero de 1896 se modifica el patrón de las lámparas de combate para uso en zonas confinadas (bajo las cubiertas de los barcos de guerra o las casamatas de las fortalezas).


Este tipo de lámparas se uso en las fortalezas victorianas, de todas las que se pueden encontrar en https://www.victorianforts.co.uk/index.htm, mostramos una de las más emblemáticas:


Un lugar muy atractivo, aún en su época de abandono.


Las fortalezas se cerraron y como el caso de ésta, alguna se transformó en un lujoso hotel:

Resultado de imagen de victorian forts

Y las lámparas también se transformaron. Y inútiles en las fortalezas, comenzaron a usarse en los vagones de ferrocarril que llevaban munición. Con posterioridad, formaron parte de las lampisterías de los ferrocarriles y en la actualidad son objetos de colección, museo o decoración.

FAROL DE ARTILLERÍA ¿CHILE?


Si le hemos atribuido el uso y el país es porque en Chile es el único lugar donde han aparecido un par más de estos faroles y sus vendedores decían que pertenecieron a piezas de artillería. Además, un diminuto marcaje recuerda el escudo de Chile:


El farol no conserva la candileja que, usando aceite o petroleo, suministraría la luz. La forma, tanto del depósito, como del quemador, es específica y se puede ver en esta foto de uno de los ejemplares procedentes de Chile.


Una tapa permite abrir la luz totalmente. Una vez cubierta, una pequeña trampilla permite regular la luz.


Gran parte de la lámpara presenta una doble chapa, en especial la chimenea, esto impide que la luz pueda salir. Unas asas traseras para cogerlo con la mano y un mango articulado para alcanzar lugares difíciles.


En un lateral el dispositivo para poder regular la mecha sin abrir la lámpara. En el otro lado, unos ganchos para colocarlo en las piezas o en vehículos auxiliares.


En cualquier caso, se trata de una linterna táctica.

BLENDLATERNE

Fabricadas en latón o chapa de acero, la chimenea es escamoteable y el mango plegable.


El mango permite acceder a puntos difíciles con la luz.


Las puertas cubren la luz y protegen los cristales en el transporte.


En la parte inferior, dos ganchos sirvern de asas y para enganchar la lámpara a las piezas o vehículos auxiliares.


Encima de la marca de fábrica, aparece la marca de aceptación. Las marcas de aceptación se suelen estampar en armas y municiones. En este caso, se trata de una Bn, bajo una corona real. Es muy probable que sea una marca perteneciente a la época imperial que acabará con la Ptrimera Guerra Mundial (1918),



La casa F. F. A. Schulze, en 1842, comienza la fabricación de lámparas y faroles para ferrocarriles, correos y la armada. Esta empresa, aún existe en nuestros días, transformada por las distintas vicisitudes a las que la historia la han sometido.


La marca Blendlat 07: Blendlat, se referiría a blendlaterne (linterna sorda), el 07, podría ser el año 1907. Aunque solo son especulaciones.


Con respecto a la fuente de luz, es de doble naturaleza. El sistema principal sería un mechero de combustible líquido y una vela auxiliar. La vela se aloja en un lateral y se colocará en una pinza en el fondo de la lámpara. La cazoleta inferior, recogería la cera y se puede abrir para su limpieza.


En esta fotografía, que es el fondo de este tema, el soldado en primer término sujeta una lámpara, entre un goniómetro de antenas y una alidada. Todos elementos de un equipo de observación o artillería.


No hay comentarios:

Publicar un comentario